Archivo de la etiqueta: Biografias

Perder la memoria, o recuperarla; como Soria con Antonio Zozaya

Por María Zozaya

Se puede perder la memoria. O recuperarla y mirar hacia el futuro.

Perder la memoria es un hecho que preocupa, porque se considera de gravedad, especialmente cuando sucede a nivel personal y de forma desintencionada. Debería preocupar mucho más cuando se hace de manera colectiva, intencionada y a nivel oficial.  

Desde las prácticas conocidas en el mundo de la arqueología como la damnatio memoriae, donde se tachaba el nombre del rival de las columnas romanas o cualquier otro soporte que permitiera realizar cambios (por duro que fuera), ha venido sucediendo desde hace siglos la práctica de intentar eliminar la memoria de los antecesores rivales en el poder, o de aquellos enemigos con cuyas ideas no se comulgaba y normalmente se había derrotado con desigualdad de términos en la lucha.

Pero los pueblos tienen memoria y fuentes para recordarla.

Y las personas desean hacer justicia sobre esos olvidos vinculados a guerras y a partidos que lucharon contra la conciliación de la sociedad. Normalmente los regímenes que coartan las libertades personales han atacado a las personas que lucharon por las ideas democráticas. Normalmente son hijos de un contexto y en aquel se les termina por justificar, si bien Clío tiene sus testimonios, que terminan por recuperar los restos intangibles de la memoria.

Ante actos de injusticias históricas cometidas contra quienes lucharon por la sociedad democrática y con sus armas, la elección es clara: o perder la memoria, o recuperarla y mirar al futuro. Mirar con valentia a un pasado en el cual pudieron cometerse errores, y recuperar aquella memoria como un acto de justicia, permite restituir parte del daño causado que es imposible de medir ni valorar en términos personales.

En la época de la II República española proliferaron numerosos intelectuales que con sus escritos lucharon a favor de la democracia y por extender ideas con las que querían mejorar la sociedad y hacerla más libre.

Aquella pléyade de intelectuales dieron uno de los mejores y más reconocidos frutos de la historia de España, La edad de plata de la cultura Española (1). La mayoría se vinculó al regeneracionismo finisecular y a la Institución Libre de Enseñaza, tan importante en el movimiento pedagógico del cambio de la centuria. Sus medidas normalmente pasaban por la difusion de la educación, la mejora de la higiene, la igualdad de la mujer, el cambio de ritos y costumbres de raíces ancestrales y brutales, o el intento de desvinculación de tendencias religiosas o supersticiosas más cercanas al campo de la inquisición o de la brujería que al mundo europeo del siglo XX.

Entre los intelectuales que creían que con la ilustración y la educación vendría la libertad de las personas, y que defendiendo los intereses de quienes tenían menos recursos se lograría democratizar a la sociedad, se encontraba en las primeras filas del periodismo finisecular Antonio Zozaya. Sus campañas le valieron múltiples reconocimientos públicos nacionales e internacionales, que iban desde la medalla de oro de Madrid junto a Ortega y Gasset, hasta la legion de honor de Francia por su escrito en contra de la actitud de las potencias causantes del conflicto durante la Primera Gran Guerra.

RetratodeAntonioZozayaBlogdeMariaZozaya
Antonio Zozaya vestido de sereno honorífico de Madrid, en uno de los varios homenajes que recibió, éste hacia 1930.

Zozaya realizó multitud de campañas periodísticas a favor de los desfavorecidos y de las causas que consideraba justas (2). Varias de ellas fueron dirigidas hacia la tierra de Soria.

Allí había estudiado parte del bachillerato. Aquella dirección estuvo propiciada en parte por las redes de acogida familiar propias de la época, (dado que tenía allí un tío profesor de latín), y en parte por su mala salud, pues debido a los principios médicos del higienismo burgués (3), recomendaron que fuera a un lugar de tales características a aquel niño débil que pudiera reponerla.

Esa etapa juvenil iba a quedar grabada en su retina y su experiencia formadora. La memoria de Antonio se dirigió muchos años después hacia aquel lugar en donde se crió. Intentó defender con motivos justos campañas periodísticas para conseguir aquellos intereses del mundo soriano que a mi juicio identificaba como los propios. En función de aquella vinculación personal, realizó campañas periodísticas en la esfera pública. Destacaron dos: La primera fue la realizada a favor del ferrocarril, para que no dejasen aislada una zona que tenía múltiples posibilidades de crecer en términos económicos y humanos en vez de despoblarse. La segunda campaña fue la defensa de un nombre que llevaba siglos asentado y vinculado a la población soriana, más allá de los cultismos hacia el mítico Numancia asociado simbólicamente  a la unión del pueblo con un asedio militar que no pudo soportar (4).

Antonio Zozaya entrevistado por Luis Paul de Conde (5)

Tales fueron algunos de los motivos que propiciaron que en 1922 el pueblo de Soria decidiera y aprobara concederle el honor de ser hijo adoptivo.

Al igual que otras menciones, premios y honores, Antonio Zozaya las recibió con la mayor discrección posible, fuera de todo boato. E igualmente sin él, las perdió una vez que el franquismo, con su línea de operacion abrupta en la memoria, fuera borrando una a uno sus premios ganados en un régimen democrático y por suscripción popular, fuera dando martillazos a la calle obrera de Baracaldo (como recordaba su amigo Indalecio Prieto en sus memorias), o fuese cambiando el nombre, como fue la plaza de Madrid en donde, pese a su segundo nombre de General Vara del Rey, hoy sigue figurando la placa realizada por suscripción popular en 1923 donde dice Plaza de Antonio Zozaya. Una plaza que, pese a la labor de quien escribe estas líneas realizando una biografía que justificaba con creces la reposición del nombre que originariamente le fue dado y por suscripción popular, no logró conseguir empleando los recursos que sí han servido en otros casos de la geografía española (6).

En el caso más actual que nos ocupa, fue Cándido las Heras quien valoró su importancia, sobre la base de documentación que tenía recogida sobre Antonio Zozaya y su apoyo hacia Soria.

Cándido las Heras movilizó la propuesta de que fuese rehabilitado el título de hijo predilecto de la ciudad. Su propuesta recibió el apoyo del concejal socialista Jesús Bárez, antiguo catedrático de filosofía de instituto  y lo mismo sucedió cuando la elevaron al alcalde Carlos Martínez. Lo más bonito a mi juicio es que todos los concejales de todas las tendencias políticas apoyasen por unanimidad este acto de reposición de la memoria por considerarlo un acto de justicia, ajenos a toda ideología política. Más allá de los antiguos conflictos siguiendo premisas de unión y fraternidad que Antonio Zozaya profesó siempre, incluido el discurso de despedida de España cuando la primera expedición de republicanos pasaba por Gibraltar veía a este señor de ochenta años pronunciar unas palabras de despedida a una patria que, como pensaban muchos, sabía que nunca iba a volver a ver (7).

Reposición del título de hijo adoptivo de Soria en el diario de noticias de Soria del 10 de diciembre de 2015.
Reposición del título de hijo adoptivo de Soria en el diario de noticias de Soria del 10 de diciembre de 2015 (7).
Notas de la bibliografía citada

(1) José Carlos Mainer, La edad de plata de la cultura Española, Barcelona, Càtedra, 1975.

(2) Entre ellas le consignaron como sereno honorífico como figura en la imagen. Todas las referencias biográficas las tomamos del estudio que en su momento realizamos: María Zozaya, “Trayectoria de un intelectual olvidado: Antonio Zozaya y You”. En: Jaime Ferrán, Madrid, nº 19 (mayo 2000); pp. 205-226. ISSN: 1135-2736.

(3) María Zozaya, Ocio Liberado. El ocio en España durante el siglo XIX”, en: El descubrimiento del Ocio. Guipúzcoa, Diputación Foral: Museo Zumalacárregui. ISBN: 978-84-612-7684-H.

(4) Las dos campañas las tomamos de: Jesús Barez (tomando las informaciones de Cándido las Heras), “Discurso de restitución de Antonio Zozaya como hijo adoptivo de Soria”, pleno del 10 de diciembre de 2015, Soria, Ayuntamiento de Soria.

(5) Luis Paul de Conde, Los escritores leales a España: Antonio Zozaya, Blanco y NEgro, Madrid, 15 de agosto de 1936. Proyecto de Filosofía en Español,  http://www.filosofia.org/hem/193/var/9380815b.htm

(7) En palabras de Adolfo Sánchez Vázquez, Sinaia : diario de la primera expedición de republicanos españoles a  México.  México D.F. : UNAM , 1989.(6) María Zozaya, “Trayectoria de un intelectual olvidado: Antonio Zozaya

(7) En palabras de Adolfo Sánchez Vázquez, Sinaia : diario de la primera expedición de republicanos españoles a  México.  México D.F. : UNAM , 1989.

 (7) “El pleno restituye el título a Antonio Zozaya You como ‘Hijo Adoptivo de Soria'”, Diario de noticias de Soria, 10 de diciembre de 2015

*
Para citar este artículo:
María Zozaya, “Perder la memoria; o recuperarla. Como Soria con Antonio Zozaya”, blog de investigaciones de María Zozaya,  https://mariazozaya.wordpress.com/, 20 de diciembre de 2015.
Si queres más información, puedes bajarte gratis el primer artículo científico que recopiló la biografía de Antonio Zozaya, que si lo usas, agradecemos que cites con este sistema:

María Zozaya, “Trayectoria de un intelectual olvidado: Antonio Zozaya y You”. En: Jaime Ferrán, Madrid, nº 19 (mayo 2000); pp. 205-226.  ISSN: 1135-2736.

Bájatelo aquí: 3_ferran

Anuncios

Rescatando los momentos oscuros en la trayectoria biográfica

La presente entrada sobre la importancia de rescatar los momentos oscuros en la trayectoria biográfica desde la moderna perspectiva de la biografía cultural ha migrado al nuevo blog especializado sobre ingenieros prisioneros de Hypotheses.

Aquí podrás seguir viendo en directo el vídeo que recoge la conferencia impartida por María Zozaya «Joaquín Blake y José Mª Román, trayectorias paralelas en el exilio”, en el Congreso La represión absolutista y el exilio (Cádiz, Aulario la Bomba, 6-8 mayo, 2014).

Muchas gracias por tu interés

Pedimos disculpas por las molestias de mudar los contenidos al nuevo blog sobre ingenieros prisioneros de hypotheses. pero el objetivo es crear un blog especializado sobre los ingenieros que fueron conducidos prisioneros a Francia entre 1808 y 1816, para poder seguir encontrando descencientes de los mismos así como para establecer un blog especializado desde donde difundir información académica al respecto.

De la barbarie napoleónica a la civilizacion francesa (1808-1814)

La presente entrada sobre Barbarie y Civilización  ha mudado su contenido al blog especializado de: http://ingenieros.hypotheses.org/

Aquí puedes seguir viendo la sesión completa de conferencias:

Hemos mudado el resumen y comentario del paper de: María Zozaya, De la barbarie bélica napoleónica a la civilización francesa. Espacios de sociabilidad intelectual en tiempo de prisión, en  el XVI Encuentro de la Ilustración al Romanticismo , Universidad de Cádiz,  18-19 de octubre 2013.

Muchas gracias por tu interés

Pedimos disculpas por las molestias de mudar los contenidos al nuevo blog sobre ingenieros prisioneros de hypotheses. pero el objetivo es crear un blog especializado sobre los ingenieros que fueron conducidos prisioneros a Francia entre 1808 y 1816, para poder seguir encontrando descencientes de los mismos así como para establecer un blog especializado desde donde difundir información académica al respecto.

“Aulas con memoria”. Sandalio Pereda

Por Maria Zozaya

En el salón de actos del CCHS del CSIC tuvo lugar la presentación de dos resultados del equipo CEIMES en el cual se integran Santiago Aragón, Mario Pedrazuela y María Zozaya, entre otros. Por un lado, se proyectó el documental “Un paseo por las aulas con memoria” y la web www.ceimes.esPor otro lado, se presentó el libro Aulas con memoria. Ciencia, educación y patrimonio en los institutos históricos madrileños (1837-1936). En él han intervenido la mayoría de los integrantes del equipo CEIMES.

Aulas con memoria

El capítulo que realizado por María Zozaya se centra en el estudio biográfico del catedrático de ciencias Sandalio de Pereda, del Instituto San Isidro de Madrid, de enseñanza secundaria. Analiza la influencia de la vida privada en el área pública, y como la vocación docente y el ahínco personal de Pereda consiguieron dinamizar la colección de ciencias de aquel Instituto.

Se integra en el marco del seguimiento realizado por Zozaya de otras trayectorias personales de profesores de enseñanza secundaria entre 1836 y 1936, parte de cuyos resultados ya se encuentran en la página del equipo. Titula su capítulo “Estudiando al profesor. El caso de Sandalio de Pereda en el Instituto San Isidro de Madrid”.  En él analiza detenidamente los influjos que tuvo la trayectoria personal dentro del ámbito profesional de aquel docente entre 1822 y 1886.

Programa razonado de un curso de Historia Natural, una de las obras de Sandalio de Pereda que es comentada en el artículo. Fuente de la imagen: Iberlibro.com

Para realizar esta obra, entre otras fuentes, Zozaya se centra en documentos del Archivo Histórico de Protocolos, sacando a la luz el testamento de este profesor.

Junto con los documentos del Archivo del Instituto de San Isidro, el AHP y el AGA, revela un intenso entramado de redes sociales con otros profesores y sus familias (cuestión que tengo avanzada en otros trabajos en curso). Ésta relación público privado  se manifestaba a través de una entrega absoluta a la docencia a través del Instituto para el que trabajaba, y se mostró en las donaciones y herencias que hizo tanto al centro como a su personal docente y de servicio. María Zozaya concluye cómo la influencia de la implicación y del apoyo  privado de profesores como Sandalio motivaron que el mundo de la educación secundaria pública pudiera evolucionar en los momentos inestables de su creación y desarrollo en el siglo XIX.

La referencia del artículo es: 

María Zozaya “Estudiando al profesor. El caso de Sandalio de Pereda en el Instituto San Isidro de Madrid (1822- 1886)”, en: L. López-Ocón, S. Aragón, M. Pedrazuela (eds), Aulas con memoria. Ciencia, educación y patrimonio en los institutos históricos madrileños (1837-1936). Madrid: Doce Calles, 2012; pp. 189-207. ISBN: 978-84-9744-131-5.

Puedes bajarte el resumen y las cuatro primeras páginas gratis y sin registrarte pinchando aquí: en Dspace.

Muchas gracias por tu atención

La presentación tuvo lugar en el salón de actos del CCHS del CSIC el 7 de junio de 2012.

“Spreading Ideas”, II Congreso Internacional de Hispanistas

El pasado 18 de mayo María Zozaya impartió la ponencia ”Spreading Ideas. The Intellectual Movement Throughout the Spanish Captives in France (1809-1836)” , en el II International Symposium of the Nineteenth-Century Hispanists Network  (con 21 participantes internacionales en el Aulario La bomba de Cádiz 18/19-V-2012).

El resúmen de esta contribución científica con el resúmen se ha mudado para el blog especializado en el cuerpo profesional de ingenieros militares “Ingenieros Prisioneros”.

¿Quién es Blake?

La presente entrada ha migrado al nuevo blog especializado sobre ingenieros prisioneros de Hypotheses

Estaba referida al resumen de lo poster presentado en el congreso internacional de temporalidad y contextos:

Zozaya, María “Qui est Blake? Une biographie, deux personnes, quatre mains. Le manuscrit sur Joaquín Blake. Une analyse textuelle à partir de l’histoire culturelle”. Temporalité et Contextes: Approches Interdisciplinaires entre l’Art, l’Histoire et la LinguistiqueUniversidad Complutense de Madrid, Facultad de Filología, 10-11 May 2012

 

 

Pedimos disculpas por las molestias de mudar los contenidos al nuevo blog sobre ingenieros prisioneros de hypotheses. pero el objetivo es crear un blog especializado sobre los ingenieros que fueron conducidos prisioneros a Francia entre 1808 y 1816, para poder seguir encontrando descencientes de los mismos así como para establecer un blog especializado desde donde difundir información académica al respecto.

De la esfera privada a la luz pública

Por Maria Zozaya
En teoría, los actos conmemorativos sirven para rescatar efemérides. Pero, en la práctica, dichas efemérides buscan espacios de la memoria sesgados por objetivos particulares, normalmente políticos.

Así sucedió en el caso del diario del ingeniero militar José María Román, escrito durante la guerra contra el francés en los dos sitios de Zaragoza (1808-1809) y su cautiverio en Francia (1809-1814)***. Para que saliera -o no- a la luz en los años subsiguientes, influyeron diversos intereses de claro matiz nacionalizador. A mi juicio fue ocultado porque hablaba de conciliación con el Estado vecino, de la intensa alianza que se generó entre los prisioneros de Napoleón y los propios ciudadanos franceses. Al regreso de Fernando VII no interesaba rescatar ese discurso de unión e identificación entre dos naciones teóricamente enemigas. Sólo se quería recuperar todo aquello que llevó a la lucha contra el francés, para borrar la memoria de las alianzas que en las altas esferas trazó el monarca español para asegurarse un futuro aliándose con Napoleón (cuyo mito de prisión espero que desaparecerá algún día).

Esa búsqueda selectiva del pasado condicionó que el diario de Román permaneciera en la oscuridad hasta 2008. Ni en 1814 ni en 1908-12 interesó publicarlo. Eso pese a que destacados historiadores o ingenieros hicieran referencia a que conocían el diario, o que incluso publicasen un pequeño porcentaje de él, no por casualidad el dedicado a los sitios de Zaragoza. De nuevo la guerra tomaba protagonismo, y con ella, la mirada que encumbraba a los héroes de la lucha contra quien se buscaba convertir definitivamente en adversario. Esa visión sesgadamente unidireccional que pretendía fomentar los impulsos del nacionalismo español motivó que quedasen en la penumbra este tipo de fuentes que hablaban de conciliación con el francés. Para que aquel diario de Román fuera publicado hubo de darse un contexto histórico e historiográfico propicio, en que se pasaba de los grandes hombres a los pequeños héroes cotidianos de carne y hueso o, de los gloriosos actos de la guerra, a la vida cotidiana de la guerra. Asimismo, fue esencial la labor de las conmemoraciones estatales, entre las que destacaron la antigua Sociedad de Conmemoraciones Culturales (hoy Acción Cultural) y la Fundación Lázaro Galdiano que encargaron a quien escribe estas líneas la edición del diario. Posteriormente, fueron esenciales los Congresos del Bicentenario en Cádiz y los Cursos de verano de la UCA para fomentar estudios al respecto, como el que ocupa la charla presidida por Fernando Durán que puede verse en este vídeo (desde el minuto 20).

Ese es el resumen del paper «Entre el secreto privado y la luz pública. La acción de las vicisitudes conmemorativas en el diario personal de un ingeniero, 1808-2012» presentado por María Zozaya en el VIII Congreso Internacional Doceañista “Dos siglos llaman a la puerta: 1812-2012″ 13-15-III-2012.

***Aclaraciones que hice constar en el debate y que quisiera reflejar por escrito:

1- En la charla señalo que es Pérez del Pulgar, pero es Pérez de Guzmán (sustitución por un lapsus del directo). En efecto, fue Juan Pérez de Guzmán y Gallo quien escribió sobre la condesa de Espoz y Mina y conoció el texto de Román (seguramente gracias a su esposa Inés Blake, teniente aya de Isabel II  cuando la Condesa fue aya). Gallo tuvo acceso a fuentes del archivo privado de Blake y Román. Los Pérez del Pulgar son una rama que se unió con los descendientes del matrimonio de Román e Inés Blake (de ahí la confusión).

2-Señalo que Joaquín Blake no estuvo en Zaragoza refiriéndome a los dos sitios de Zaragoza en los cuales luchó el ingeniero militar en el cual me centro, José María Román, y escribió su diario antes de partir preso a Francia. Los sitios tuvieron lugar entre junio de 1808 y febrero de 1809. Blake intentó acercarse pero fue contenido por los franceses. Más avanzada la guerra contra el ejército napoleónico sí que acudiría a la plaza , para organizar la defensa posterior. Blake fue nombrado capitán general de los ejércitos de Aragón y Valencia ya en abril de 1809.