El pueblo contra los espacios… de sociabilidad elitistas

Por Maria Zozaya

En 1971 E.P.Thompson sacó a la luz su estudio sobre “la economía moral de la multitud” en la revista Past and Present. Desde entonces, ese concepto ha quedado como una categoría de análisis en Ciencias Sociales, su estudio ha sido reeditado y revisitado, y ha sido empleado por historiadores, sociólogos y economistas. Puede decirse que está referido a las formas comunales de concebir una economía justa. A los medios que tiene la sociedad de encontrar un equilibrio cuando hay una iniquidad ejecutada en la práctica cotidiana por personas que tienen algún tipo de poder. En un plano histórico, siguiendo los criterios de Thompson, se ha aplicado este término a fenómenos económicos como  la subida de los precios de los alimentos básicos. En concreto, cuando a través de transacciones y encarecimientos de tales productos una elite generaba una situación que el pueblo consideraba injusta y se levantaba contra ella (cuyas formas de protesta han seguido vigentes hasta hoy dia, como considero que pudo comprobarse en la primavera árabe). Los mecanismos de hacer justificia popular resultaban muy particulares, como podía ser el sistema de robar el pan a un molinero para venderlo luego al pueblo a un precio considerado justo y entregarle los bienes obtenidos al propietario.

En el caso que me ocupa, he abordado con esa categoría diversas formas de levantamiento que tuvieron lugar en el Madrid de 1854. Muestro cómo los gobernantes que fueron asaltados habían conseguido enriquecerse a costa de la explotación del pueblo, con lo que tenían magníficos palacios que encarnaban su riqueza; a la par, habían generado unas redes sociales que se materializaban en reuniones en sus espacios de sociabilidad de lujo, siendo el principal El Casino de Madrid. Esto motivó que los grupos de conspiradores se hicieran socios del círculo cuando estaban preparando la revolución y toda una serie de estratagemas ligadas a las redes sociales establecidas en espacios de sociabilidad.

Al estallar la revolución se atacaron esos espacios simbólicos de poder: el casino, los palacios con sus pertenencias y la sede del gobierno. La casuística de los asaltos presenta a mi juicio claras formas de “venganza moral de la multitud” que muestran las formas del pueblo de ejercer la justicia social simbólica, tales como: atacar al Casino con una barricada  que pretendía cortar la cabeza al presidente del Casino (como representante del poder corrupto que encarnaba para el pueblo toda la institución), si bien luego una vez que estaba herido, le ayudaron los sublevados a ir al hospital. La queja que considero mas representativa es la de quemar las pertenencias de los palacios y, cuando un hombre intentó robar una de las piezas, matarlo porque estaba traicionando el levantamiento, ante lo cual se congratulaban porque era el modo justo de concebir la revolución. Posteriormente se enalteció y justificó al pueblo, exonerado de toda culpa, lo cual se explica a mi juicio como resultado del triunfo progresista que dio paso al Bienio Progresista.

Maria zozaya 1854 en madrids (6)

El estudio donde se aborda todo ello es: María Zozaya, “Moral Revenge of the Crowd” in the 1854 Revolution in Madrid, en el Bulletin for Spanish and Portuguese Historical Studies, num. 37, Iss. 1, art. 2. Para descargarlo gratuitamente, pincha aqui, donde hay un resumen en la parte central, y en el lado derecho superior está la tecla para bajarlo (download); se pincha y aparece la solicitud de “login” y de “nuevo ususario”, que se consigue rápidamente escribiendo un mail y un codigo (luego te lo recordará por mail cuando precises), que es muy útil para bajarse mas artículos de la revista.

ACTIVIDAD ACADÉMICA de la doctora en Historia María Zozaya-Montes. Investigación en Historia Social y Cultural de la etapa Contemporánea (siglos XIX y XX). RESEARCH WORKS about Social History