Todas las entradas por Maria Zozaya

PhD in History, Complutense University (UCM). Several awards in History Research: UCM, RMR, AHS, PVM. FCT Post Doctoral Grant in CIDEHUS-UÉ (Portugal) for Sociability Studies: http://bit.ly/1Rtynqy. Crowd Recycling Project: http://bit.ly/1NlsviB

Una asociación histórica en perspectiva. Bases del esplendor del Casino de Madrid

Preguntarse cuál es el momento de esplendor de una asociación puede ser una cuestión muy subjetiva.

En nuestra sociedad occidental tiende a medirse por la pujanza económica y por la capacidad de representar materialmente la abundancia. Cuando trasladamos esa idea de esplendor al siglo XIX, y al caso concreto de las asociaciones masculinas de la élite, encontramos cómo, en realidad, la capacidad de proyectar esa riqueza se regía por códigos de la élite, consumados en la necesidad de asimilarse a la aristocracia.

A la par, es posible decir que una asociación cualquiera podía traslucir todo su esplendor un día cualquiera,

siempre y cuando un socio cualquier pasase en sus salas un momento único, rodeado de más o menos boato. El Casino de Madrid tuvo sin duda muchas tardes sus salas llenas de políticos, en su restaurante más de una cena que  significó el negocio de su vida para un empresario , o una noche de juego que enriqueció a socios como el marqués de Salamanca o Luis Fernández de Córdova. Es preciso analizar tales cuestiones de la vida cotidiana en un círculo para entender diversas bases de la historia social del siglo XIX y XX.

Los casinos y círculos masculinos custodian historias vinculadas a la sociabilidad que es preciso rescatar para comprender la evolución del siglo XIX y principios del XX.

El Casino de Madrid quiere sacar a la luz algunas de las bases que convirtieron a su actual sede una de las más relevantes de la vida política y económica de la capital de España. Algunas de las claves que permitieron a dicha asociación masculina integrarse de lleno en el fenómeno del clubismo europeo y destacar en él con la actual sede de la calle Alcalá, serán analizadas por María Zozaya el día  25 de abril (19 hs). El reconocido especialista en sociabilidad Jean-Louis Guereña, catedrático de la Universidad de Tours François Rabelais será el encargado de presentar la conferencia.

En la sesión se tratarán temas que han sido analizados por María Zozaya en su último libro Identidades en juego. Formas de Representación social del poder de la élite e un espacio de sociabilidad masculino (1836-1936), publicado por la editorial Akal-Siglo XXI, que recientemente fue presentado en el Ateneo de Cádiz.  Igualmente fue invitada a hablar de sus contenidos, al programa El Farol, con Salvador Fernández Miró.

En el vídeo aparece la parte primera del programa El Farol (Onda Cádiz), del 24 de marzo de 2017. La parte segunda puede verse haciendo click aquí. Igualmente para hablar del significado de este tipo de asociaciones masculinas, en el programa de radio  Cádiz Contigo, fue entrevistada por Manoli Lemos (min. 2h10).

*

Nota importante: Para asistir a la conferencia del 25 de abril en el Casino de Madrid de la Calle Alcalá es necesario vestir atuendo adecuado. La invitación se puede llevar en formato digital en el móvil o impresa, y puede bajarse haciendo click seguidamente: Invitacion a la conferencia con Zozaya y Guerena

Anuncios

“Socorre premiando” como las Sociedades de Amigos del País. RMR

Por María Zozaya

La Real Maestranza de Caballería de Ronda (Málaga), pasa de promotor educativo a dinamizador de ideas para la ciudad.

La Real Maestranza de Caballeria de Ronda es una institución que lleva décadas comprometida con desarrollo de las ciencias sociales en España y las ciencias en su región. Esta cuestión se ha concretado durante años con los premios otorgados a las mejores trayectorias académicas nacionales y regionales. En ese aspecto formativo recuerda a las Sociedades Económicas de Amigos del país, con sus lemas “Socorre enseñando” como la que orla la Sociedad Matritense de Amigos del País sobre su retrato de Carlos III.

Las Reales Sociedades de Amigos del País eran academias ilustradas que promovían actividades para premiar los avances en la ciencia y la sociedad.

Al igual que hicieron los arbitristas en el siglo XVIII, cuando a través de aquellas sociedades económicas proponían soluciones prácticas para mejorar los problemas del país, la Real Maestranza de Caballería de Ronda ha dado un paso similar para su región. Manteniendo aquellas premisas, la Real Maestranza ha seguido comprometiéndose con el panorama de investigación. Inquieta por los problemas de su región ha convocado a sus antiguos premiados y alumnos seleccionados en el encuentro del Future Lab. Con ese equipo ha puesto a pensar e indagar sobre los problemas que afectan a los jóvenes y adultos Europeos tras su formación en la universidad, y el problema que tienen al enfrentarse a una realidad mucho menos teórica que la que se aprende en las aulas: el día a día lejos de la Universidad.

Parte de los objetivos fue reunir sus propuestas para proponer soluciones ante una situación de crisis económica de la región. El caso concreto donde se iban a hacer las propuestas era Ronda. Dado que la crisis afecta a toda España y Europa (en última instancia, al mundo), es inevitable pensar que el caso malagueño podrá trasvasarse a muchas más ciudades. A mi juicio lo ideal sería que se diera una nueva mirada a la ciudad sostenible. En el caso concreto de aquellas ciudades que reunieran similares requisitos de patrimonio y cultura (que tanto abundan en la Península Ibérica), sería ideal que se promoviese un turismo sustentable atento al mantenimiento del paisaje y los intereses de la comunidad autóctona y viajera.

CarlosIIIylosarbitristasSalón_del_Tono

El próximo encuentro tendrá lugar a finales de febrero en Ronda, donde cada participante llevará sus propuestas, como el desarrollo de la que aquí expone quien escribe estas líneas.

Perder la memoria, o recuperarla; como Soria con Antonio Zozaya

Por María Zozaya

Se puede perder la memoria. O recuperarla y mirar hacia el futuro.

Perder la memoria es un hecho que preocupa, porque se considera de gravedad, especialmente cuando sucede a nivel personal y de forma desintencionada. Debería preocupar mucho más cuando se hace de manera colectiva, intencionada y a nivel oficial.  

Desde las prácticas conocidas en el mundo de la arqueología como la damnatio memoriae, donde se tachaba el nombre del rival de las columnas romanas o cualquier otro soporte que permitiera realizar cambios (por duro que fuera), ha venido sucediendo desde hace siglos la práctica de intentar eliminar la memoria de los antecesores rivales en el poder, o de aquellos enemigos con cuyas ideas no se comulgaba y normalmente se había derrotado con desigualdad de términos en la lucha.

Pero los pueblos tienen memoria y fuentes para recordarla.

Y las personas desean hacer justicia sobre esos olvidos vinculados a guerras y a partidos que lucharon contra la conciliación de la sociedad. Normalmente los regímenes que coartan las libertades personales han atacado a las personas que lucharon por las ideas democráticas. Normalmente son hijos de un contexto y en aquel se les termina por justificar, si bien Clío tiene sus testimonios, que terminan por recuperar los restos intangibles de la memoria.

Ante actos de injusticias históricas cometidas contra quienes lucharon por la sociedad democrática y con sus armas, la elección es clara: o perder la memoria, o recuperarla y mirar al futuro. Mirar con valentia a un pasado en el cual pudieron cometerse errores, y recuperar aquella memoria como un acto de justicia, permite restituir parte del daño causado que es imposible de medir ni valorar en términos personales.

En la época de la II República española proliferaron numerosos intelectuales que con sus escritos lucharon a favor de la democracia y por extender ideas con las que querían mejorar la sociedad y hacerla más libre.

Aquella pléyade de intelectuales dieron uno de los mejores y más reconocidos frutos de la historia de España, La edad de plata de la cultura Española (1). La mayoría se vinculó al regeneracionismo finisecular y a la Institución Libre de Enseñaza, tan importante en el movimiento pedagógico del cambio de la centuria. Sus medidas normalmente pasaban por la difusion de la educación, la mejora de la higiene, la igualdad de la mujer, el cambio de ritos y costumbres de raíces ancestrales y brutales, o el intento de desvinculación de tendencias religiosas o supersticiosas más cercanas al campo de la inquisición o de la brujería que al mundo europeo del siglo XX.

Entre los intelectuales que creían que con la ilustración y la educación vendría la libertad de las personas, y que defendiendo los intereses de quienes tenían menos recursos se lograría democratizar a la sociedad, se encontraba en las primeras filas del periodismo finisecular Antonio Zozaya. Sus campañas le valieron múltiples reconocimientos públicos nacionales e internacionales, que iban desde la medalla de oro de Madrid junto a Ortega y Gasset, hasta la legion de honor de Francia por su escrito en contra de la actitud de las potencias causantes del conflicto durante la Primera Gran Guerra.

RetratodeAntonioZozayaBlogdeMariaZozaya
Antonio Zozaya vestido de sereno honorífico de Madrid, en uno de los varios homenajes que recibió, éste hacia 1930.

Zozaya realizó multitud de campañas periodísticas a favor de los desfavorecidos y de las causas que consideraba justas (2). Varias de ellas fueron dirigidas hacia la tierra de Soria.

Allí había estudiado parte del bachillerato. Aquella dirección estuvo propiciada en parte por las redes de acogida familiar propias de la época, (dado que tenía allí un tío profesor de latín), y en parte por su mala salud, pues debido a los principios médicos del higienismo burgués (3), recomendaron que fuera a un lugar de tales características a aquel niño débil que pudiera reponerla.

Esa etapa juvenil iba a quedar grabada en su retina y su experiencia formadora. La memoria de Antonio se dirigió muchos años después hacia aquel lugar en donde se crió. Intentó defender con motivos justos campañas periodísticas para conseguir aquellos intereses del mundo soriano que a mi juicio identificaba como los propios. En función de aquella vinculación personal, realizó campañas periodísticas en la esfera pública. Destacaron dos: La primera fue la realizada a favor del ferrocarril, para que no dejasen aislada una zona que tenía múltiples posibilidades de crecer en términos económicos y humanos en vez de despoblarse. La segunda campaña fue la defensa de un nombre que llevaba siglos asentado y vinculado a la población soriana, más allá de los cultismos hacia el mítico Numancia asociado simbólicamente  a la unión del pueblo con un asedio militar que no pudo soportar (4).

Antonio Zozaya entrevistado por Luis Paul de Conde (5)

Tales fueron algunos de los motivos que propiciaron que en 1922 el pueblo de Soria decidiera y aprobara concederle el honor de ser hijo adoptivo.

Al igual que otras menciones, premios y honores, Antonio Zozaya las recibió con la mayor discrección posible, fuera de todo boato. E igualmente sin él, las perdió una vez que el franquismo, con su línea de operacion abrupta en la memoria, fuera borrando una a uno sus premios ganados en un régimen democrático y por suscripción popular, fuera dando martillazos a la calle obrera de Baracaldo (como recordaba su amigo Indalecio Prieto en sus memorias), o fuese cambiando el nombre, como fue la plaza de Madrid en donde, pese a su segundo nombre de General Vara del Rey, hoy sigue figurando la placa realizada por suscripción popular en 1923 donde dice Plaza de Antonio Zozaya. Una plaza que, pese a la labor de quien escribe estas líneas realizando una biografía que justificaba con creces la reposición del nombre que originariamente le fue dado y por suscripción popular, no logró conseguir empleando los recursos que sí han servido en otros casos de la geografía española (6).

En el caso más actual que nos ocupa, fue Cándido las Heras quien valoró su importancia, sobre la base de documentación que tenía recogida sobre Antonio Zozaya y su apoyo hacia Soria.

Cándido las Heras movilizó la propuesta de que fuese rehabilitado el título de hijo predilecto de la ciudad. Su propuesta recibió el apoyo del concejal socialista Jesús Bárez, antiguo catedrático de filosofía de instituto  y lo mismo sucedió cuando la elevaron al alcalde Carlos Martínez. Lo más bonito a mi juicio es que todos los concejales de todas las tendencias políticas apoyasen por unanimidad este acto de reposición de la memoria por considerarlo un acto de justicia, ajenos a toda ideología política. Más allá de los antiguos conflictos siguiendo premisas de unión y fraternidad que Antonio Zozaya profesó siempre, incluido el discurso de despedida de España cuando la primera expedición de republicanos pasaba por Gibraltar veía a este señor de ochenta años pronunciar unas palabras de despedida a una patria que, como pensaban muchos, sabía que nunca iba a volver a ver (7).

Reposición del título de hijo adoptivo de Soria en el diario de noticias de Soria del 10 de diciembre de 2015.
Reposición del título de hijo adoptivo de Soria en el diario de noticias de Soria del 10 de diciembre de 2015 (7).
Notas de la bibliografía citada

(1) José Carlos Mainer, La edad de plata de la cultura Española, Barcelona, Càtedra, 1975.

(2) Entre ellas le consignaron como sereno honorífico como figura en la imagen. Todas las referencias biográficas las tomamos del estudio que en su momento realizamos: María Zozaya, “Trayectoria de un intelectual olvidado: Antonio Zozaya y You”. En: Jaime Ferrán, Madrid, nº 19 (mayo 2000); pp. 205-226. ISSN: 1135-2736.

(3) María Zozaya, Ocio Liberado. El ocio en España durante el siglo XIX”, en: El descubrimiento del Ocio. Guipúzcoa, Diputación Foral: Museo Zumalacárregui. ISBN: 978-84-612-7684-H.

(4) Las dos campañas las tomamos de: Jesús Barez (tomando las informaciones de Cándido las Heras), “Discurso de restitución de Antonio Zozaya como hijo adoptivo de Soria”, pleno del 10 de diciembre de 2015, Soria, Ayuntamiento de Soria.

(5) Luis Paul de Conde, Los escritores leales a España: Antonio Zozaya, Blanco y NEgro, Madrid, 15 de agosto de 1936. Proyecto de Filosofía en Español,  http://www.filosofia.org/hem/193/var/9380815b.htm

(7) En palabras de Adolfo Sánchez Vázquez, Sinaia : diario de la primera expedición de republicanos españoles a  México.  México D.F. : UNAM , 1989.(6) María Zozaya, “Trayectoria de un intelectual olvidado: Antonio Zozaya

(7) En palabras de Adolfo Sánchez Vázquez, Sinaia : diario de la primera expedición de republicanos españoles a  México.  México D.F. : UNAM , 1989.

 (7) “El pleno restituye el título a Antonio Zozaya You como ‘Hijo Adoptivo de Soria'”, Diario de noticias de Soria, 10 de diciembre de 2015

*
Para citar este artículo:
María Zozaya, “Perder la memoria; o recuperarla. Como Soria con Antonio Zozaya”, blog de investigaciones de María Zozaya,  https://mariazozaya.wordpress.com/, 20 de diciembre de 2015.
Si queres más información, puedes bajarte gratis el primer artículo científico que recopiló la biografía de Antonio Zozaya, que si lo usas, agradecemos que cites con este sistema:

María Zozaya, “Trayectoria de un intelectual olvidado: Antonio Zozaya y You”. En: Jaime Ferrán, Madrid, nº 19 (mayo 2000); pp. 205-226.  ISSN: 1135-2736.

Bájatelo aquí: 3_ferran

Vacío Académico

por Maria Zozaya

Como si fueran las cosmogonías pintadas por William Blake en la Edad Moderna, una especie de espectro asolador parece ir dejando en las sombras el futuro de la investigación histórica.

Muchos son los problemas actuales que se ciñen sobre el ámbito científico de la investigación y sus profesionales. Problemas laborales, poca inversión en investigación, Estados que podan el árbol de la ciencia, redes personales que promueven la amistad más que la preparación, dificultades del mundo de la administración para los proyectos de investigación o normas impuestas por revistas que “cotizan” en el currículum, vinculadas a rankings privados que mantienen intereses de determinadas plataformas internacionales. Esas y otras cuestiones de gran interés para la comunidad científica que busca un futuro en la investigación fueron planteadas por la mesa redonda organizada para finalizar el V Congreso de Jóvenes Historiadores de la Asociación de Historia Contemporánea. Bajo el título “La bunquerización académica: investigación histórica, endogamia y sociedad”, fue excelentemente organizada  -en orden alafabético de nombres- por Cristian Ferrer,  David Alegre y Helena Saavedra. La mesa contó con los doctores Sergio Rodriguez, Michelangela di Giacomo, Xavier Doménech, y María Zozaya, que no puede evitar untar más de su tintero para trazar las palabras que allí fueron planteadas (pero que en el cuaderno de diálogo en la parte de abajo podéis incluir todas las ideas que allí fueron tratadas o que os interese recalcar).

MesaBarnaRodriguezGiacomoDomenechZozaya

Cristian Ferrer y Helena Saavedra organizaron y plantearon a la mesa muchas ideas que salen en el día a día de las preocupaciones de los jóvenes historiadores o de aquellos quienes, no tan jóvenes, no encuentran un lugar fijo en su peregrinar de la meritocracia. Becarios de oro cuyo estatus se asimila más al del judío errante. Profesores que llegan muy tarde a plazas universitarias a veces copadas por la vieja guardia de un Estado que a duras penas oferta nuevas plazas y a menudo son repuestas por el sistema de la endogamia. Entre las consabidas dificultades a las que se enfrentan estos historiadores en el eterno limbo de la academia están la falta de plazas, la inestabilidad constante o el futuro incierto de estar haciendo interrails académicos por una Europa en la que cada vez es más difícil encontrar donde acampar si se quiere establecer una tienda de campaña familiar.

Una pregunta que plantea esa situación de otro modo la hizo Sergio Rodríguez Tejada: “cómo te ves de aquí a diez años en el campo de la investigación?” . Es una respuesta complicada, que se acompaña de muchas más preguntas para cada cual, pues la situación en ese tiempo probablemente vaya cambiando en función de los requisitos de los evaluadores que a veces se ciñen a parámetros de las ciencias “duras”, y que, por modelar a todos por igual, desatienden méritos que puedan ser de gran valor como el saber hablar bien idiomas, contar con premios que no siempre se valoran, o el simple hecho de comunicar a la sociedad los resultados científicos.

Encuentro

Un límite que se ponen muchos universitarios es el de cerrarse a otras posibilidades académicas que no sean las universitarias. Al respecto Michelangela Di Giacomo presentó el mundo de los museos de historia como una posibilidad para quien tenga una carrera de historia en la que encontrar no tan solo trabajo sino tambien la oportunidad de seguir investigando. El proyecto en que trabaja de Museo Social en Venezia es un ejemplo de gran interés especialmente por su vinculación con las nuevas tecnologías.

Helena Saavedra fue la encargada de sacar a la palestra el debate entre investigación y docencia. Aquí entran los temas de si son efectivas y positivas las obligaciones a los docentes de cumplir requisitos de investigación. Salieron a la luz los tristes casos en que no pueden abarcar ambos como debieran, llegando a excesos como el plagio, a que se genere una desatención del profesor hacia los alumnos en la preparación de sus clases y en favor de su propia investigación, o a que los requerimentos sean cada vez mayores, y una vez que se superan las metas propuestas si siga pidiendo más, como recalcó Xavi Domenech.

EncuentroJovenesHistoriadsDomenechZozaya

Quien escribe estas líneas, ante la solicitud de que la mesa de comenzar hablando de sus objetivos de comunicación en sus blogs científicos, sacó a colación el tema desde un hecho pragmático sobre la comunicación.

Comenzó por criticar una cuestión muy abundante, y es la dificultad en el mundo académico de transmitir a los ciudadanos sus resultados (sea por escrito como en estos blogs o sea hablado en conferencias). En concreto, cuando se entiende que hablar en público es leer una conferencia de 50 minutos a unas personas a las que ni se mira ni se explica nada. Esto es, planteó la necesidad de comunicar resultados científicos a la comunidad científica en congresos o, mediante conferencias, a una sociedad que también paga con sus impuestos esas investigaciones.

Para su crítica, comenzó haciendo que leía unas líneas, aparentando ser una conferencia estrita y leida al uso, planteando seguidamente las numerosas barreras visuales y de contacto desde el emisor que esa práctica genera en la comunicación.

A juicio de María Zozaya, el leer las conferencias se debe mayormente a que son modelos heredados de la academia clásica, concretamente del siglo XIX, cuyos parámetros considera que hay que actualizar conforme a las necesidades de una sociedad, y de un oficio cambiante que lógicamente han de salir de los viejos marcos (algunos heredados de la dictadura e incluso anteriores) que siguen encorsetando en muchos ámbitos. Escribir resúmenes en blogs de los trabajos científicos es un modo de aumentar el papel de la difusión científica al público en general. Hablar claramente y sin murallas académicas para el ciudadano de a pie es otra vía. Se trata de difundir a la sociedad resultados que probablemente quiera oir -especialmente si se cambia la forma de transmitir el mensaje-, y que van entrando cada vez más en los requisitos académicos en el marco de la denominada transferencia a la sociedad. Cambiando tales cuestiones para comunicarnos con ella probablemente cambiará el modo de relacionarse del historiador con la sociedad  y, probablemente, cambie con ellos la consideración y el estatus de su oficio.

Satan Smiting Job William Blake. Tate Gallery, Londres. Foto: Maria Zozaya.
Satan Smiting Job William Blake. Tate Gallery, Londres. Foto: Maria Zozaya.

¿Cómo ves la situación? así de oscura, o ¿crees que hay salidas y no las vemos por tener cuadriculadas nuestras miras? ¿Consideras que la crisis ha creado un nuevo espacio donde es posible modificar viejas estructuras? ¿Es necesaria la organización de más congresos que planteen este tipo de cuestiones para hacerlas visibles a la sociedad? ¿Consideras útiles los nuevos medios de redes sociales –facebook y twitter– para difundir la Historia entre la sociedad en general? ¿Te ayudan los blogs de difusión científica tipo hypotheses a saber nuevas cuestiones o consideras que estas formas de inteligencia colectiva no pueden sustituir otros medios?

Es probable que cuestiones similares que atañen al futuro de la investigación se planteen en el próximo encuentro de Jóvenes Historiadores de la AHC que tendrá lugar en Zaragoza, que será organizado por Pablo Aguirre Herráinz y Daniel Aquillué (“historiadores del S.XIX en extinción“), que han mostrado una gran apertura de propuestas con ideas a mi juicio muy rompedoras y acertadas para renovar el concepto de congreso académico clásico.

Ya han ido abriendo una brecha en éste último encuentro de los Jóvenes Historiadores, que contó con múltiples mesas excelentemente organizadas que trataron comunicaciones de gran interés y debates equivalentes (tuvieron otras mesas con participantes como Carolina Rodríguez, David Alegre, José Luis Ledesma, Javier Rodrigo y Nerea Aresti). Organizaron más actos interactivos como presentaciones con el público y rutas  por la Barcelona Contemporánea. Contó con el relevante apoyo de las instalaciones de la Universitat Autónoma de Barcelona.

Expreso mis agradecimientos igualmente a las personas que sacaron las fotos que aquí comparto y he he tomado del blog del encuentro.

Prohibida la entrada a mujeres

Por Maria Zozaya
Los espacios asociativos de la élite fueron instituciones sociales de gran relevancia para la sociedad política europea del siglo XIX. Nacieron como asociaciones masculinas vinculadas a la esfera pública en las cuales predominaron la mentalidad conservadora y las convenciones sociales de la familia  burguesa.
Por ello, la asistencia de la mujer no se contemplaba en sus salas de manera cotidiana, pues se entendía que su lugar estaba en el ámbito privado. Maria Zozaya reconstruye la sombra de esa mujer dentro de las propias salas del casino a través de documentos indirectos y la concepción de la alteridad. Se basa en el estudio de las fuentes del Casino de Madrid, prensa y el contraste bibliográfico con estudios especializados. Consigue recomponer el papel que los socios de estos clubes asignaban a la mujer (y a la familia con ella) en una etapa en que tuvieron vedada su entrada en tales círculos en la Península Ibérica, de 1836 a 1910. Se basa en diversos elementos de la beneficencia, del apoyo a la mujer y la familia desde el Casino, así como a algunos aspectos vinculados al habitus nobiliar donde la participación de la mujer de los socios casinistas era esencial.
Tales cuestiones se analizan en el siguiente estudio: María Zozaya “La Sombra. Mujer y familia en un club privado masculino. El Casino de Madrid, 1836-1920”, Revista Historia Contemporánea n. 49, 2014 (II), ISSN: 1130-2402. Te lo puedes bajar gratuitamente haciendo click en la página de la revista.
Está integrado en el monográfico Familias y mujeres en la sostenibilidad de élites y pobres (S. XVIII-XIX), articulado por el especialista en élites y formas de caridad contemporánea Pedro Carasa Soto para la Revista Historia Contemporánea , como producto del grupo de investigación de excelencia Elites Contemporáneas, GR-110. Puedes ver el índice de contenidos  aquí. RevistaHC 49 Portada e Indice (1).

*

Sugerencia de cita: 

María Zozaya: “Prohibida la entrada  a mujeres”, Investigaciones de María Zozaya, https://mariazozaya.wordpress.com/, 20-10-2014.

 

Créditos:

La investigación de María Zozaya se desenvolvió en el proyecto de excelencia Élites Contemporáneas, Referencia GR-110, Universidad de Valladolid dirigido por Pedro Carasa.

El origen de esta investigación de María Zozaya contó con el apoyo del proyecto: “Movimientos sociales, corporativismo y políticas públicas en España en el periodo de entreguerras (1918-1939). Un análisis de los discursos y prácticas culturales de lo social” (CSIC-CCHS, 2012-2014). Ref.: HAR2011-27290.

Créditos Fotográficos: Imagen del Salón Real del Casino de Madrid. Foto: Casino de Madrid, Google Images.

*

Más información vinculada: El presente estudio se complementa con el desarrollo posterior del tema en perspectiva comparada con Portugal, referido a las mujeres desde los clubes masculinos en los cuales tenían prohibida su entrada. Un resumen de su ponencia en su blog de Open Edition: Sociabilidad (pinchar aquí).

 

El arte del símbolo

Diapositivo2

Por María Zozaya

Hay símbolos que tienen escasa vocación artística, como por ejemplo los empleados de forma convencional para indicar mediante iconos los peligros de alta tensión, las casas de baño o las señales de tráfico, cuyo objetivo es comunicar un mensaje compartido por una amplia comunidad. Hay iconos que pretenden ser estrictamente la representación de una abstracción concreta, como un mapa de un país. Existen motivos alegóricos cuyo único objetivo es el de comunicar, y no se detienen en buscar una ornamentación especial, como podrían ser algunos de los símbolos masónicos del pasado, cuando buscaban expresar mediante una convención (compás, mallete, escuadra…) el significado que mantenían en sus códigos compartidos entre los legos. Pero, en ocasiones, aquellos símbolos sí que pueden ir más allá en el campo estético, dando una intensa cabida al arte. Al ornamentarse más, pueden pasar casi a un estadio decorativo, como el elemento añadido a la transmisión de ese mensaje que puede conseguir apropiarse del símbolo en cuestión. Con el paso de los años, si el sentido original de ese símbolo se pierde por el desconocimiento,puede al final quedar sólo una imagen estética -perdida en el tiempo- y cuyo significado, una vez que es redescubierta para el público en general, queda ya a merced de las interpretaciones. A mi juicio eso sucede con una alegoría societaria referida a continuación.

La Sociedad Harmonia Eborense, club de recreo para la burguesía provinciana portuguesa nacido en 1849, contó con diversos símbolos más o menos artísticos para expresar su contenido. Aquí vamos a resaltar los que ha sacado a la luz recientemente Maria Zozaya a raíz de un estudio de los símbolos de dicha entidad custodiados en el Archivo Distrital de Évora, los cuales fueron creados coincidiendo prácticamente con el cincuentenario de la marcha de la asociación. El primero, data de 1899 y es una representación figurada de los elementos de ocio que primaban en la Sociedade Harmonia Eborense en la época (bicicleta, billar y teatro). El segundo data de 1904 y paradójicamente remite sólo a una idea. Se trata de una bella figura femenina realizada por Marcolino Silva, con un tratamiento muy equilibrado de las formas faciales, con flores en los cabellos y con gran dulzura en el sencillo trazado de línea japonesista, equilibrio y belleza a mi juicio acentuados por el estilo Art Nouveau pujante a principios del siglo. Se trataba en mi opinión de una alegoría, en este caso, de la Harmonía, conseguida mediante la representación artística de la idea motora de la entidad. Es posible que los motivos florales laterales, donde creo reconocer el estilo británico del Arts & Crafts Movement, insistan en la misma idea, al remitir en este caso a sus concepciones del artista de base equilibrado con todo tipo de artes manuales. Como he podido comprobar, siguieron usando esta imagen alegórica al menos hasta 1906, si bien es probable que existiese en más registros efímeros de divulgación informativa que no han perdurado en nuestros días, como carteles, folletos y pasquines equivalentes. Hoy en día sólo queda aquella imagen en un documento del archivo y otras que he localizado después en ese tipo de anuncios efímeros, pero su significado alegórico nadie lo aclara y queda a merced de esta interpretación del investigador basada en indicios como los mencionados.

El presente resumen aborda una de las cuestiones tratadas por Maria Zozaya en el artículo escrito para el Archivo Distrital de Évora, que es una cuarta parte de la conferencia que impartió el 3 de mayo en la Sociedade Harmonia Eborense sobre “Sellos, símbolos y Blasones“. La referencia del artículo (que si utilizas has de citar con los siguientes datos de la fuente) es: Maria Zozaya,  “Os símbolos da Sociedade Harmonia Eborense. Três fases para a definição de uma imagem pública (1849-2014), Boletim Do Arquivo Distrital de Evora, num. 1, 2014, pp. 43-45. Puedes bajarte gratis el artículo pinchando aquí: BoletimArquivoDistritalEvora2014Zozaya

Rescatando los momentos oscuros en la trayectoria biográfica

La presente entrada sobre la importancia de rescatar los momentos oscuros en la trayectoria biográfica desde la moderna perspectiva de la biografía cultural ha migrado al nuevo blog especializado sobre ingenieros prisioneros de Hypotheses.

Aquí podrás seguir viendo en directo el vídeo que recoge la conferencia impartida por María Zozaya «Joaquín Blake y José Mª Román, trayectorias paralelas en el exilio”, en el Congreso La represión absolutista y el exilio (Cádiz, Aulario la Bomba, 6-8 mayo, 2014).

Muchas gracias por tu interés

Pedimos disculpas por las molestias de mudar los contenidos al nuevo blog sobre ingenieros prisioneros de hypotheses. pero el objetivo es crear un blog especializado sobre los ingenieros que fueron conducidos prisioneros a Francia entre 1808 y 1816, para poder seguir encontrando descencientes de los mismos así como para establecer un blog especializado desde donde difundir información académica al respecto.