De la esfera privada a la luz pública

Por Maria Zozaya
En teoría, los actos conmemorativos sirven para rescatar efemérides. Pero, en la práctica, dichas efemérides buscan espacios de la memoria sesgados por objetivos particulares, normalmente políticos.

Así sucedió en el caso del diario del ingeniero militar José María Román, escrito durante la guerra contra el francés en los dos sitios de Zaragoza (1808-1809) y su cautiverio en Francia (1809-1814)***. Para que saliera -o no- a la luz en los años subsiguientes, influyeron diversos intereses de claro matiz nacionalizador. A mi juicio fue ocultado porque hablaba de conciliación con el Estado vecino, de la intensa alianza que se generó entre los prisioneros de Napoleón y los propios ciudadanos franceses. Al regreso de Fernando VII no interesaba rescatar ese discurso de unión e identificación entre dos naciones teóricamente enemigas. Sólo se quería recuperar todo aquello que llevó a la lucha contra el francés, para borrar la memoria de las alianzas que en las altas esferas trazó el monarca español para asegurarse un futuro aliándose con Napoleón (cuyo mito de prisión espero que desaparecerá algún día).

Esa búsqueda selectiva del pasado condicionó que el diario de Román permaneciera en la oscuridad hasta 2008. Ni en 1814 ni en 1908-12 interesó publicarlo. Eso pese a que destacados historiadores o ingenieros hicieran referencia a que conocían el diario, o que incluso publicasen un pequeño porcentaje de él, no por casualidad el dedicado a los sitios de Zaragoza. De nuevo la guerra tomaba protagonismo, y con ella, la mirada que encumbraba a los héroes de la lucha contra quien se buscaba convertir definitivamente en adversario. Esa visión sesgadamente unidireccional que pretendía fomentar los impulsos del nacionalismo español motivó que quedasen en la penumbra este tipo de fuentes que hablaban de conciliación con el francés. Para que aquel diario de Román fuera publicado hubo de darse un contexto histórico e historiográfico propicio, en que se pasaba de los grandes hombres a los pequeños héroes cotidianos de carne y hueso o, de los gloriosos actos de la guerra, a la vida cotidiana de la guerra. Asimismo, fue esencial la labor de las conmemoraciones estatales, entre las que destacaron la antigua Sociedad de Conmemoraciones Culturales (hoy Acción Cultural) y la Fundación Lázaro Galdiano que encargaron a quien escribe estas líneas la edición del diario. Posteriormente, fueron esenciales los Congresos del Bicentenario en Cádiz y los Cursos de verano de la UCA para fomentar estudios al respecto, como el que ocupa la charla presidida por Fernando Durán que puede verse en este vídeo (desde el minuto 20).

Ese es el resumen del paper «Entre el secreto privado y la luz pública. La acción de las vicisitudes conmemorativas en el diario personal de un ingeniero, 1808-2012» presentado por María Zozaya en el VIII Congreso Internacional Doceañista “Dos siglos llaman a la puerta: 1812-2012″ 13-15-III-2012.

***Aclaraciones que hice constar en el debate y que quisiera reflejar por escrito:

1- En la charla señalo que es Pérez del Pulgar, pero es Pérez de Guzmán (sustitución por un lapsus del directo). En efecto, fue Juan Pérez de Guzmán y Gallo quien escribió sobre la condesa de Espoz y Mina y conoció el texto de Román (seguramente gracias a su esposa Inés Blake, teniente aya de Isabel II  cuando la Condesa fue aya). Gallo tuvo acceso a fuentes del archivo privado de Blake y Román. Los Pérez del Pulgar son una rama que se unió con los descendientes del matrimonio de Román e Inés Blake (de ahí la confusión).

2-Señalo que Joaquín Blake no estuvo en Zaragoza refiriéndome a los dos sitios de Zaragoza en los cuales luchó el ingeniero militar en el cual me centro, José María Román, y escribió su diario antes de partir preso a Francia. Los sitios tuvieron lugar entre junio de 1808 y febrero de 1809. Blake intentó acercarse pero fue contenido por los franceses. Más avanzada la guerra contra el ejército napoleónico sí que acudiría a la plaza , para organizar la defensa posterior. Blake fue nombrado capitán general de los ejércitos de Aragón y Valencia ya en abril de 1809.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s